2 mentes brillantes que enfermaron

mentes brillantes

Nietzsche

Friedrich Nietzsche (1844-1900) ilustró con su vida una de las enfermedades “secretas” del siglo XIX. Su sífilis progreso en sus tres fases desde una infección venérea caracterizada por un chancro hasta la fase tardía y dolorosa que involucra al sistema nervioso central. La vida sexual de Nietzsche es un enigma, sin embargo la enfermedad tuvo varios relapsos durante su vida que lo forzaron a dejar su trabajo en la Universidad de Basel, dónde era profesor de Filología Clásica. Se quejaba de una melancolía negra inamovible y extrañeza extrema.

Para Freud la enfermedad era el destino de este gran pensador, filósofo, poeta, músico… Existen periodos de alteración del comportamiento, grandiosidad, euforia, depresión e ideas suicidas en la fase previa al colapso, que explican su comportamiento cuándo aún era profesor. En 1889, su casero lo rescato después de que Nietzsche estaba gritando y golpeando su piano para finalmente convulsionar.

Fue admitido por el Dr. Wille con el diagnóstico de sífilis. Entre delirio, alucinaciones, alteraciones visuales y una parálisis progresiva Nietzsche fue dado de alta al cuidado de su madre y su hermana. Falleció trágicamente en 1900 al cuidado de su hermana, la cuál no autorizó la autopsia.

La cosmovisión a partir de que Dios había muerto a través de su profeta moderno “Zaratustra” quién analizó la vida desde una perspectiva libre de supersticiones y dogmas religiosos transformando el enfoque y pensamiento de otros grandes filósofos, inclusive teniendo influencia en la filosofía política del nazismo.

“Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los “cómos”.

Friedrich Nietzsche

Hayden Deborah. Guy de Maupassant and Friedrich Nietzsche. Frontiers of Neurology and Neuroscience, Vol. 19 Neurological Disorders in Famous Artists Editor(s): Bogousslavsky J. (Lausanne) Boller F. (Paris) 2005.

Así hablaba Zaratustra. Colección Sepan Cuantos, 2006. México: Editorial Porrúa.

La noche estrellada (1889) es una de las obras más famosas de Vincent Van Gogh (1853-1890), fue pintada en el asilo para lunáticos de Saint Paul de Mausole después de automutilarse la oreja como acto de venganza contra Virginie, una prostituta a quién decidió mandarle la oreja por haberse enamorado de su mejor amigo Paul Gaughin (no sabemos aún la causa verdadera, pero en mi opinión es la versión más dramática). La pintura fue creada entre brotes psicóticos y existe duda si fue pintada a partir de bosquejos desde su ventana o si fue pintada a través de su memoria. Van Gogh la consideró al final un fracaso por ser una “abstracción”, sin embargo según Antonio Carota et al. pudiese evocar una reconciliación pacifica entre fuerzas ancestrales y las leyes de los ciclos interminables de la naturaleza.

Su talento creativo permite la sublimación de la experiencia del sufrimiento. Pero… ¿Que afectaba la mente de Van Gogh? Los diagnósticos más populares son epilepsia del lóbulo temporal, enfermedad bipolar, esquizofrenia, alcoholismo, sífilis, porfiria aguda intermitente, trastorno límite de la personalidad, entre otros 101 diagnósticos… Nunca lo sabremos con absoluta certeza.

Van Gogh

Van Gogh presentó frecuentes síntomas gastrointestinales asociado a seis crisis mayores. Durante sus años en Paris abusó del absinth y manifestó ansiedad irritabilidad y hostilidad. En Arles presentó ansiedad, melancolía, remordimiento, insomnio, cansancio y su primer episodio psicótico dónde mutiló su oreja. Se internó después de dos brotes psicóticos. Posteriormente experimentó episodios de depresión severa y episodios psicóticos que se caracterizaban por delirio paranoide y alucinaciones auditivas. Fue dado de alta y rápidamente paso de la manía a la depresión; decidió dispararse en el pecho y murió dos días después el 29 de Julio de 1890.

Van Gogh nos dejo un legado de genialidad que le dio al arte pinceladas que transformaron sus sueños en una biografía apasionante.

“Más vale ser atrevido aunque se cometan muchos errores que ser estrecho de mente y demasiado prudente”.

Vincent Van Gogh

Carota Antonio et al. Understanding Van Gogh´s Night: Bipolar Disorder. Frontiers of Neurology and Neuroscience, Vol. 19 Neurological Disorders in Famous Artists Editor(s): Bogousslavsky J. (Lausanne) Boller F. (Paris) 2005.

Arnold, WN (2004). “The illness of Vincent van Gogh”. Journal of the History of the Neurosciences. 13 (1): 22–43.